sábado, 21 de enero de 2012

El pasado mes de diciembre visité varias librerías del norte de España acompañada de nuestro maravilloso distribuidor Zígor. Tuve la oportunidad de conocer a unas libreras maravillosas que aman su trabajo, a los libros y especialmente, a los libros ilustrados.

En Santander, conocí a la fantástica Maleni de librerías Gil, una apasionada del álbum ilustrado, donde espero que muy pronto podamos hacer un escaparate dedicado a Flamboyant. También, en Santander visité Mundanal Ruido, un entrañable local algo heterogéneo dirigido por Patty y Ainara dedicado a los libros, juegos, talleres de plástica, de creatividad... a la belleza cotidiana. Un local que tan pronto es una librería como un taller de arte o una reunión de mujeres merendando. Un lujo para cualquiera a quién le gusten las cosas sencillas y hechas por uno mismo.

Una vez en Oviedo, una rápida visita a la Factoría de Sueños, un nuevo proyecto al que le deseamos mucha suerte, y por fin, llegamos, bajo una lluvia torrencial al Búho Lector, una preciosidad de librería especializada dirigida por la imparable Conchita, una librera multitasking y cargada de energía, que además de dirigir sus dos locales, lidera una maravillosa tertúlia que cada semana reúne a amantes de los libros ilustrados. Personas con las que compartimos un rato muy agradable, con las que pude hablar de nuestra editorial y presentar nuestros libros. Ellos son profesores vocacionales, autores e ilustradores, directores de teatro, funcionarias de cultura y, no se lo pierdan, ¡adolescentes lectores!

Os dejo una foto del display que han dedicado a Flamboyant y así podéis ver un poco de librería:



Os dejo el enlace a su web, a través del cual podréis ver su página en Facebook y su blog de las tertulias: El Búho Lector.

Y finalmente en Gijón conocí a la energética Scarlett propietaria de Érase una vez, un pequeño local repleto de cuentos en el centro comercial de la ciudad y a la magnífica Lara de El Bosque de la Maga Colibrí, un cielo de librera, maga y sabia, de la raza de libreras que tenemos en nuestro país. Sin ellas editoriales como Flamboyant, no existiríamos: El bosque de la Maga Colibrí. Lara nos llevó a comer a un sitio alejado de la ciudad, un "merendero" precioso, donde comimos a base de tapas y charlamos durante un buen rato. Un regalo.

Un viaje corto pero intenso. Unos paisajes de ensueño. Y Zígor es nuestra cara y voz en el Norte, un chico guapísimo, culto, gran lector, conversador y futuro autor, acordaos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada